LA MITAD DE LAS CITAS EN LOS AMBULATORIOS SON DEBIDAS A LOS PACIENTES MAYORES DE 65 AÑOS.

En la actualidad, las personas mayores de 65 años representan el 16% de la población española total. Este grupo de edad avanzada consume la mitad de los ingresos hospitalarios en la red sanitaria española. Es decir los ancianos usan los servicios médicos y de salud de manera muy intensa. Este hecho pone al limite los servicios de cita previa en el ambulatorio. Los ancianos, son los más expuestos a la hora de padecer infecciones extra e intra-hospitalarias, especialmente las de origen respiratorio. Más del 40% de los ingresos hospitalarios se deben a la población mayor de 65 años, y la prevalencia de los ingresos se multiplica varias veces a partir de los 80 años. De ahí la necesidad de implantar programas de prevención en los ambulatorios aplicados a los ciudadanos en edad geriátrica.

 

Gracias a un estudio nacional con los ambulatorios de Madrid y liderado por el programacita previa ambulatorio se demuestran varios hechos: se trata de una investigación socio sanitaria, basada en las dos últimas consultas realizadas por cualquier motivo al medico, y en la que también se han valorado las tasas de vacunación antigripal y anti-neumocócica. En este proyecto han participado 420 geriatras que realizan atención geriátrica en diferentes ambulatorios en Madrid, mayoritariamente en ambulatoriosdonde se practican tratamientos ambulatorioscomo por ejemplo cirugía ambulatoria y urgencias ambulatorias. En total, se ha tabulado los datos de 840 medicos. Según se extrapola del estudio, las demencias, los procesos infecciosos y el dolor fueron los motivos de consulta de los pacientes ambulatorios más frecuentes. De hecho, el trabajo pone de manifiesto que 1 de cada 5 asistencia ambulatoria se debe a enfermedades neurológicas, lo que revela el avance de las enfermedades neurodegenerativas entre la población mayor. El estudio añade que, en 3 de cada 4 pacientes mayores de 65 años, se realizó algún tipo de actuación preventiva de vacunación durante el último año. Así, la referida a la gripe fue la intervención más frecuente, seguida a gran distancia de la vacunación antineumocócica y la antitetánica.